Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Madrid 1808-1814
Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Madrid 1808-1814

Historia del 1º Regimiento de Voluntarios de Madrid

A raíz de la victoria de Bailén el 19 de julio, las tropas francesas evacúan la capital de España. A su salida, y por orden de la recién creada Junta Patriótica de Madrid, se forma el  “1er Regimiento de Infantería de línea de Voluntarios de Madrid” el 15 de agosto de 1808, día de la Virgen de la Paloma con los efectivos del Regimiento de Voluntarios de Estado y, en su mayoría, con madrileños alistados. Se le considera totalmente organizado en septiembre, quedando acuartelado y listo para marchar.

 

El uniforme corresponde al establecido por las Reales Ordenanzas de Carlos IV y está compuesto de chaleco, pantalón y casaca blancos con vueltas encarnadas, polainas negras y bicornio. Los granaderos disponían de un morrión de pelo con una manga bordada con los motivos del Regimiento. Los músicos (pífanos y tambores) se distinguían por el galón que ribeteaba las vueltas de la casaca.

 

El 25 de octubre son bendecidas sus banderas en la basílica de Atocha, recibiendo con ellas la orden de integrarse en el ejército del Centro.

 

Cumpliendo esa orden, participa el 23 de noviembre en la batalla de Tudela, en la que queda aniquilado su 1º batallón, retrocediendo los restantes hasta llegar a Cuenca, donde cien de sus hombres son cedidos al “Regimiento de Tiradores de Cádiz”. Entre veinticinco y treinta y cinco soldados desperdigados llegan a Zaragoza donde se integran en el “Regimiento de la Reunión de Zaragoza”, con el que participarán en el segundo sitio de la ciudad.

 

El resto del Regimiento sigue en campaña en tierras conquenses, participando en la acción de Tribaldos el 12 de enero de 1809 y en la batalla de Uclés del 13 de enero, en la que se posicionan en el ala izquierda, quedando preso su coronel y muriendo o siendo apresados la mayoría de sus hombres. Por esta razón, esta batalla se considera el final del Regimiento.

 

Los supervivientes del desastre se dirigen hacia el sur (está documentado que fallece un teniente en Villar del Rey, Badajoz) hasta llegar a Cádiz, donde se unen al regimiento gaditano antedicho, quedando oficialmente disuelta la unidad.

Uniforme y equipamiento del 1º Regimiento

El uniforme del 1er Regimiento de Infantería de Línea Voluntarios de Madrid sigue las Reales Ordenanzas de Carlos IV de 1805. Las tres principales piezas del uniforme,  casaca, pantalón (hasta debajo de la rodilla) y chaleco, están confeccionadas en paño de lana blanco. Los vivos del chaleco y las vueltas de la casaca toman el color de la divisa del Regimiento de Voluntarios del Estado, de los que unos pocos valientes participaron en la heroica defensa del Parque de Monteleón el 2 de mayo de 1808: rojo carmesí.

 

En la imagen (obra de Jordi Bru - www.jordibrufotografo.com) está representado un granadero, por lo que porta un morrión de pelo, que en su parte posterior dispone de una manga bordada con el escudo del Regimiento, aunque la prenda de cabeza de los fusileros era el bicornio, en el que se distinguía la escarapela roja propia del ejército español y al que se agregaba un plumero de lana en desfiles y actos protocolarios. Fuera de formación se podía portar como prenda de cabeza el gorro cuartelero. (Tanto el bicornio como el gorro cuartelero se pueden apreciar en otras fotografías).

 

La camisa es de algodón blanco y, como era propio en la época, se lleva con el cuello recto (sin doblar). Alrededor de éste se dispone una pieza de cuero negro que sirve de protección.

La faja no era una prenda oficial del uniforme pero, acostumbrados a usarla en la vida civil como prenda de abrigo de las zonas lumbar y ventral, y de sujeción de los pantalones (en sustitución de los “sofisticados” tirantes), los soldados españoles solían usarla. Nosotros utilizamos una faja encarnada de unos 2,5 m de longitud por 30 cm de anchura.

 

Los correajes son dos tiras de grueso cuero blanco que van cruzadas sobre el pecho y la espada y sujetas bajo las hombreras de la casaca. En la parte derecha se cuelga la cartuchera y en la parte izquierda tiene unos alojamientos para portar la bayoneta y, en el caso de los granaderos, la espada (en la imagen un briquet francés).

 

Las polainas protegen desde el pie hasta la rodilla. Están confeccionadas con loneta negra y abotonadas en toda su longitud.

La mochila es de piel de cabra con tiras de cuero blanco. En ella llevaban su equipaje para dormir y el resto de utensilios personales.

Elemento básico de los componentes de un regimiento de infantería de línea es el fusil. En esta época se usaban mosquetes de avancarga con ignición por chispa. El fusil del ejército español estaba basado en el modelo Charleville francés.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Madrid 1808-1814